HECHOS HISTORICOS

PARALIZACION 2003

Por falta de pagos y, ante el desamparo total de la FPF, debido a la más grave crisis económica e institucional del fútbol peruano, el 10 de noviembre del 2003 los futbolistas peruanos decidieron irse a la huelga. Dicha medida obligó a la federación a dar por terminado el torneo Clausura antes de tiempo.

Sin embargo, con el apoyo de la agremiación (Safap) los futbolistas lograron hacer que se atiendan sus pedidos. En enero del año 2004 mediante el Acta de Acuerdo adoptada por la ADFP, SAFAP y FPF, se honraron las deudas y, además, se creó la Cámara de Conciliación y Resolución de Disputas y el Estatuto del futbolista, dos instancias importantes que han servido para que se proteja al futbolista nacional cuando algunos clubes estaban acostumbrados al maltrato y a la impunidad.

Más allá de las deudas impagas, el SAFAP siempre apuntó desde un inicio a la formalización del fútbol peruano. Este tema trajo como consecuencias lógicas que se respeten los derechos de los futbolistas profesionales y lo pactado en sus contratos.

 

CREACION DE LA CAMARA DE CONCILIACION Y RESOLUCION DE DISPUTAS

La Cámara de Conciliación y Resolución de Disputas - CCRD es uno de los resultados de las largas negociaciones a raiz de la la paralización del torneo el año 2003.

Por medio de la Resolución Nº 002-FPF-2004 donde indica que, según el Acta de Acuerdos adoptada por la ADFP, SAFAP y FPF, acordaron la creación de la Cámara de Conciliación y Resolución de Disputas – CCRD.

La CCRD tiene como competencia a partir de su creación de acuerdo al Acta suscrita, conocer y decidir sobre las controversias y/o discrepancias que se originan en las relaciones contractuales de los clubes y los Futbolistas Profesionales, los clubes entre si y cualquier otro tema que el Reglamento precise, de acuerdo a la Normatividad de la FIFA.

RECONOCEN ESTATUTO

Este Estatuto fue el resultado de largas negociaciones, las cuales se iniciaron en el año 2002 y culminaron en junio del 2005 entre los representantes de la Agremiación de Futbolistas Profesionales, Asociación Deportiva de Fútbol Profesional y la Federación Peruana de Fútbol.

En el Acta de Acuerdos firmada el 5 de enero de 2004, que puso fin a la huelga de los futbolistas, se estableció en uno de sus puntos, aprobar la redacción y texto final del Estatuto, por eso dentro del plazo acordado, se concluyó con el trabajo y de inmediato se remitió a la FIFA para su conocimiento y aprobación.

A mediados del 2004, la FIFA autorizó a la Federación Peruana de Fútbol la aplicación del Estatuto que entró en vigencia el 1 de enero de 2005. Sin embargo a solicitud de la FIFA y por acuerdo entre las partes, se prorrogó la entrada en vigencia del Estatuto al 1 de julio de 2005.

La entrada en vigencia del Estatuto establece el marco laboral de las relaciones contractuales de los futbolistas profesionales con los clubes, con un significado histórico para los agremiados que lucharon por esta medida con la huelga de noviembre del 2003.

RENUNCIA A LA SELECCION

Más unidos que nunca

La Agremiación comunicó a la Federación con fecha 06 de mayo de 2009, su decisión de no seguir integrando la selección nacional absoluta de fútbol a partir del 24 de julio de 2009, si es que no se tomaban las acciones correctivas y suscriben los acuerdos con los directivos del SAFAP que signifiquen el real compromiso de cambiar radicalmente el sistema futbolístico de nuestro país.

Esta importante decisión, comunicada a la opinión pública mediante una conferencia de prensa, contó con el masivo respaldo de la totalidad de los jugadores profesionales peruanos y los comandos técnicos de los clubes profesionales.

Esto implicaba, entre otras cosas, la modificación de las estructuras del fútbol peruano desde la conformación de la asamblea de bases de la FPF hasta los cambios normativos que sean necesarios, pasando por la eliminación de la corrupción y los negociados en las ligas, el respeto a los derechos fundamentales de los futbolistas tanto aficionados como profesionales y el combate a la competencia desleal entre los clubes.

La decisión se sustenta en el convencimiento que tenemos de que la grave situación que atravieza el fútbol peruano requiere de correctivos urgentes que pasan por la eliminación de los obstáculos que impiden que en nuestro país se pueda pensar en profesionalizar, modernizar y darle carácter competitivo al fútbol peruano en todos sus niveles.

El pliego petitorio se basó en los problemas de los diferentes estamentos del fútbol nacional: profesional primera y segunda división, aficionados, fútbol de menores, institucionalización de la FPF y el sistema de justicia.

La postura firme de la SAFAP y tras varias reuniones fructíferas, se lograron diversos acuerdos expresados en las Resoluciones 007-FPF-2009 y 008-FPF-2009, respectivamente, que determinan cambios estructurales importantes en el fútbol peruano.